ALÍCIA Y SUS DIFERENTES MARAVILLAS

tarjeta_pop-up_kiriarte_mariposas_01-489x350

Tengo nombre de libro y de aventuras.

Incluso se supone que soy amiga

de un conejo blanco que un día encontré

corriendo como corren los conejos

en un extraño bosque.

¿A que lo que te digo algo te suena?

 

Claro, me llamo Alícia, pero no creas

que he salido de las páginas con letras

de un libro fantasioso.

Eso sí, aunque no soy famosa,

mi nombre es,

para mí, el nombre más precioso.

La otra Alícia, la de la historia,

era rubia y tenía ojos de niña inquieta

­—por si no lo sabes, el color de ese tipo de ojos,

es un color indefinible,

entre verde y atrevido,

entre marrón y alegre,

un color de esos que usan solo los pintores

que hacen cuadros distintos

y muy-muy originales) —

Yo, sin embargo, no soy rubia,

pero soy alta, y si me miro al espejo,

en vez de ver puertas mágicas

que se abren y llevan a intrincados laberintos

lo que veo es a una niña,

—¡Y no creas que eso es poco! —

 

Aunque sí me fijo en el cristal de ese espejo,

en realidad, no es a una niña a la que veo,

sino a una preciosa mariposa.

 

Los mayores creen que los niños somos

menos de todo…

menos que ellos…

Sé que piensan que somos personas pequeñas

que no hemos crecido lo suficiente

para entender el mundo

—¿Pero es que tú crees que ellos, los mayores, sí lo entienden? —

 

Ellos, los mayores, no tienen tiempo

para dedicarse un ratito a saber quiénes son

frente al espejo.

Por eso, si supieran que yo soy una niña mariposa

se echarían las manos a la cabeza

—y yo, para disimular la risa,

me las pondría juntas, tapándome la boca—

Pero, sí, soy una niña mariposa.

Tengo alas aladas que invisiblemente

me llevan a lugares increíbles,

lo que no me impide estar, aparentemente,

en el supermercado,

pero, con mi imaginación,

estar en el lugar más bonito y alejado.

 

Lo curioso es que las alas no las llevo a la espalda

sino puestas, desde que nací,

en un lugar que no sospechas: en mis pies.

Soy mariposa danzarina.

Bailarina de bailes en el aire.

Malabarista, con los pies,

que flota como una pluma

y, como ella, me dejo caer

o andar, o cruzar, o pasear, por todas partes.

 

De pequeña soñaba con vivir siempre en el aire,

lo que viene a ser, según dice mi padre,

desear firmemente ser un ave.

un pajarillo volador,

una viajera con alas para viajes…

Pero no, yo no quería ser pájaro.

—Los pájaros acaban enjaulados, ya se sabe,

y a mí los barrotes me producen una alergia

que es extraña e incurable—

Yo quería, quiero ser mariposa volante.

Además, y esto es un secreto

que quiero que por siempre guardes,

soy maga con las palabras y el lenguaje:

mientras danzo de puntillas con mi mente,

o sobre el suelo jaspeado de mi casa,

invento palabras que no existen

—¡Por eso hay que inventarlas! —

Y, por ejemplo, llamo pantapalón

a lo que usas para vestirte

cuando no quieres ponerte

ni vestido ni falda.

¡No me digas que no es graciosa la palabra!

 

Pues eso, lo dicho. Ahora que ya nos conocemos

puedes decir que sabes que existo.

Que hay, cerca de ti, muy cerquita,

una niña que se llama Alícia,

que no vive en el país de las maravillas

pero es mariposa inventora de palabras divertidas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s